Hay pasos que parecen imposibles.
Los pasos que Virginia y Nacho han dado  para llegar a ser papás, son pasos de gigante. Pasos de amor.

A su vida, a invadir la dulzura de su hogar han llegado dos personitas maravillosas: Alejandra y Jorge o Jorge y Aleandra, no hay primero ni segundo, son un equipo de 4, que juntos han superado cientos de dificultades… y las que llegarán.
Los cuatro han inundado su hogar de alegría. De fuerza. De cariño. De amor.

Disfrutar.